Desayunar a cualquier hora, la última tendencia en gastronomía

¿Pancakes con huevos y panceta a las 5 de la tarde? Todo lo que tenés que saber sobre la moda del all day breakfast.

Por Paula Bandera

Arrancar de cero en cualquier momento del día. Suena a propuesta espiritual, pero se trata de algo bien concreto: all day breakfast, o la moda de desayunar a cualquier hora. El fenómeno comenzó en los Estados Unidos y luego se extendió a otras latitudes.

“En mi país de origen, es común salir con amigos y terminar yendo un dinner a las dos de la mañana para comer unos pancakes con huevo y panceta; es una experiencia muy gringa”, cuenta el chef norteamericano Peter Drinan, dueño de Americano, uno de los restaurants argentinos que cuenta con una carta especial de all day breakfast.

Pero si bien la costumbre forma parte de la idiosincrasia yanqui, el responsable de darla fama mundial fue McDonald’s. Para atender la demanda de sus clientes, que año tras año pedían que los platos de desayuno estuvieran disponibles aún después de las 10:30 am, la empresa de los arcos dorados lanzó en octubre de 2015, su all day breakfast menú.

Así, clásicos del desayuno como los pancakes, el bagel con bacon y queso, las hash browns (papas ralladas bien finitas, fritas y aplastadas como si fueran una pequeña tortilla) comenzaron a venderse también durante el mediodía, la tarde y la noche.

Claro que, en los hogares estadounidenses, el desayuno copioso en el que reinan los huevos y las papas es un banquete propio del fin de semana. De lunes a viernes, cuando las obligaciones apuran, lo clásico es el bowl con cereales y leche.

Este básico con aires de infancia también conquistó el mundo y logró superar el límite del horario. Ya sea en Londres, Lisboa, Nueva York, Ámsterdam o París, los cereal cafes están a la orden del día. Como lo indica su nombre, son cafeterías especializadas en cereales.

El local responsable de inaugurar esta categoría fue Cereal Killer Cafe, que abrió sus puertas en Londres allá por 2014. Cuentan con cereales importados de todo el mundo y alrededor de diez variedades de leche; pero más allá de esa clásica combinación, el cereal atraviesa todo el menú, desde pollo rebozado con los famosos corn flakes hasta cócteles con cereales coloridos a modo de garnish. Y para que la experiencia sea completa, el local tiene camas en las que los clientes pueden acostarse a disfrutar de su pedido.

Otro ejemplo es Cereal & Chill, en Ámsterdam, donde ofrecen cereal bowls a medida. El cliente elige hasta tres tipos de cereales -entre casi una centena-, un topping (hay 50 opciones) y la leche de su preferencia (de vaca, de soja, de almendras o de avena). Completan el menú con hot dogs, waffles y paninis tostados.

Hay un término especifico cuando la comida del desayuno se disfruta en la cena: brinner, el neologismo que resulta de combinar breakfast (desayuno) más dinner (cena). Pero en la Argentina, desayunar todo el día podría ser sinónimo de tostadas y medialunas (a lo sumo algún yogur o frutas) durante las 24 horas; algunos cocineros y restaurants intentan cambiar ese paradigma.

Queremos revolucionar el desayuno clásico argentino. Nuestra intención es que arranquen el día con más proteínas y más frutas”, señala Drinan. Así, en la carta de Americano, figuran opciones como el Shakshuka roja (guiso de tomates, huevo a la plancha, cilantro y queso feta), el breakfast wrap (huevos revueltos, queso, tomate, kale y pesto de cilantro) y el clásico bacon, egg and cheese, entre otros tantos platos que incluyen frutas, especias, verduras y proteínas varias.

En el nuevo restaurant de Narda Lepes, Narda Comedor Diario, la carta trae un apartado especial con propuestas de “Desayunos todo el día”; allí hay tres ítems (tostadas, huevos y yogur) a los que tunean con diferentes combinaciones para sacarlos de lo clásico. Las tostadas, por ejemplo, vienen con huevo y anchoas; los huevos, que pueden ser revueltos o la plancha, con palta, yogur y tomate; y el yogur con banana, dukkah (frutos secos) y miel.

Los fines de semana la posibilidad de desayunar diferente y a toda hora se multiplica, ya que esos días suele haber brunch y muchos lugares lo ofrecen sin restricción horaria. Uno de ellos es Tea Connection, que acaba de presentar Match & Brunch, para que los clientes armen un brunch a su gusto y lo disfruten desde la apertura y hasta el cierre de sus locales.  Se pueden elegir cuatro platitos entre variedad de huevos (rancheros, estilo benedictinos), burrata, guacamole, hummus, etc.

Tanto Americano como Narda Comedor Diario y Tea Connection están trabajando con opciones de delivery propio y a través de apps mientras deban cerrar sus puertas para el consumo en los locales debido al aislamiento obligatorio por la pandemia de coronavirus.

El all day breakfast desafía la recomendación de “cenar como un mendigo”; ahora vale comer como reyes durante todo el día.


Author: Cucinare

Bistecca: la apasionante historia del hermano mayor del bife

Te contamos acerca de esta pieza de carne que hubiera...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *