El cocinero argentino que trabajó en Ucrania y es chef de un hotel en Rusia: «No todo es lo que parece»

Conversamos con Martín Repetto, afamado chef criollo que hace años cocina en Ucrania y Rusia.

Por Luis Lahitte

En plena invasión de Rusia en Ucrania, conversamos con Martín Repetto, cocinero argentino de larga experiencia, residente en Moscú, que nos contó sobre cómo terminó en la capital de los zares.

Repetto es porteño, de ascendencia genovesa y vasca, y fue fuertemente influenciado de ambas abuelas, y tiene pasión por la carne.

“Una de mis abuelas hacía un pesto increíble y armaba ravioles para 50 personas, mientras que la vasca realizaba unos asados excepcionales y era una maestra con los pescados”, afirma el chef.

Comenzó a estudiar turismo, pero después se pasó a hotelería, carrera de la que se graduó en 1996.

Me tiraba la cocina, y me costó convencer a mi viejo. En esa época los estudios eran muy convencionales, y en gastronomía sólo despuntaban figuras como Petrona y El Gato (Dumas)”, cuenta Repetto.

Comenzó como chef de partie en el Plaza Hotel y posteriormente hizo experiencia en San Telmo, junto a Martín Carrera.

En 1999, Repetto obtuvo una maestría en cocina japonesa de la Universidad de Nueva York.

En 2002, cuando estaba desempeñándose en el Llao Llao de Bariloche, una búsqueda traccionada por unos headhunters lo llevó a Ucrania.

Repetto dice que “tenía que trabajar con un chef francés, muy técnico y correcto, y un alemán le dijo que contrate a un argentino, porque nosotros ante cualquier circunstancia, atamos las cosas con alambre y encontramos una solución. Así fue cómo llegué a Ucrania”.

Y agregó: “A los tres meses el francés se fue y cubrí su puesto de chef ejecutivo durante cuatro años”.

Después de Ucrania, Rusia

Después, los vientos laborales me llevaron a Costa Rica, Chipre y Azerbaijan, «donde trabajé durante tres años para el presidente y su familia”.

Al llegar a Moscú, en 2013, aceptó la invitación del hotel Radisson Collection, para encabezar el departamento de alimentos y bebidas del hotel como chef ejecutivo.

La dirección del mítico hotel quedó impresionada con su diversa experiencia, desarrollada bajo la influencia de las tradiciones gastronómicas de varios países.

Allí pasó casi 7 años hasta que pasó al lujoso St. Regis Hotel Nikolskaya, también en Moscú, donde actualmente trabaja en el área Alimentos y Bebidas.

Una de sus máximas como profesional gastronómico es: “Siempre adapto mi cocina a los gustos locales usando ingredientes locales y orgánicos».

Sin embargo, para el chef argentino la comida no es el eje central del negocio: «A pesar de que cocinar es mi pasión, también tengo competencias adicionales, como crear un negocio sostenible, liderar grandes equipos y desarrollar talentos”.

A pesar de haber obtenido muchos logros y galardones, uno de sus mayores honores fue en 2015, cuando fue designado “Embajador Cultural y Gastronómico de la República Argentina – Chef Marca País” durante una visita oficial del ministro de Turismo de Argentina a Moscú.

También trabajó como chef con diferentes jefes de Estado, entre los que se encuentran el rey de España, la reina de los Países Bajos, Fidel Castro, presidentes de Argentina, George W. Bush, y ministros y primeros ministros de muchos países.

Y atendió a celebridades de la talla de Alan Parker, Antonio Banderas, Pedro Almodóvar, Penélope Cruz, Madonna, Jennifer Lopez, los Rolling Stones, Phil Collins, Iggy Pop, Metallica, Jose Padilla, Plácido Domingo, Lionel Messi y Ronaldinho.

Y por si fuera poco, fue chef personal de Diego Maradona durante su estadía de dos meses en Rusia.

También tuvo el honor de cocinar para diferentes equipos de fútbol, ​​como las selecciones de Argentina, Brasil, Italia, y clubes como Manchester United, Barcelona, ​​Real Madrid, Roma, Bayern Munich, Inter de Milán, Liverpool y varios más.

Una guerra que lo afecta

En lo personal, estuvo casado con una ucraniana, más precisamente de Donestk, epicentro del conflicto, donde Repetto tiene dos casas. De ese matrimonio tuvo una hija.

Ante la pregunta de si tiene pensado salir de Rusia, dada la situación geopolítica, responde: “Hasta que empezó la guerra, ni pensaba en regresar a la Argentina, pero ahora, no sé».

Sin embargo, tiene claro a qué ciudad no volvería: «Lo que no haría sería regresar a Buenos Aires; quizás a algún lugar en la Patagonia para realizar algún emprendimiento propio”.

El cocinero asegura que el conflicto lo afecta de manera directa.

Estoy a 800 km del frente, y hay que ver si las sanciones impuestas a Rusia afectarán mi negocio. Nosotros trabajamos con turismo internacional, y si el turismo no entra a Rusia, estamos en problemas”.

Desde Cucinare le preguntamos también sobre las diferencias entre las cocinas rusas y ucranianas.

Repetto dice que los ucranianos son muy buenos en materia de salchichas y embutidos, en todos los derivados del porcino, y también afirma que cuentan con ingredientes comunes a sus vecinos, como repollo, pepinos, papa y productos marinados.

Pero la cocina rusa es inmensa, y muy variada según sus regiones, porque no es lo mismo la cocina del sur que la del Este o la del Oeste.

Para cerrar, Martín deja una frase para pensar el conflicto: “Esperemos que la guerra termine pronto, pero quédate con la idea de que no todo es lo que parece: ni los que parecen malos son tan malos, ni los que parecen buenos son tan buenos”.


Author: Lahitte

1 comment

  1. Daniel Edgardo MARCONI dice:

    Las empanadas con punta negra y romperse la cabeza pensando más en nombres estrafalarios que realmente en el sabor me pareció»RIDÍCULO». En cuanto al cheff Repetto( no se que edad pueda tener, pero no parece muy mayor), si hizo y estuvo en todo lo que dice: o miente o es muy malo y no dura en ningún lado. No le alcanza el tiempo, definitivamente.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.