Gracias a un truco insólito, logró comer gratis durante un año en un local de comidas rápidas

Los responsables de la cadena tardaron en comprender cómo logró pasar inadvertido durante tanto tiempo.

Un joven universitario logró engañar a los empleados de la compañía Kentucky Fried Chicken de Sudáfrica durante un año, comiendo gratis sin que nadie le dijera nada, hasta que finalmente fue descubierto y arrestado.

Cada vez que llegaba a un local de KFC, el joven lo hacía en una limusina que manejaba un amigo, vestido de traje y les decía a los empleados que venía de la casa matriz de la empresa. Luego exigía que lo llevaran a la cocina para revisar el proceso de elaboración y, por último, pedía que le sirvieran algo de lo que estaban preparando para hacer un “control de calidad en persona”.

“Cuando llegó, todos tratábamos de dar lo mejor de nosotros para no molestar al hombre de la oficina central; fue muy convincente porque tenía mucha confianza, e incluso los colegas de otras sucursales de KFC lo conocían“, indicó uno de los empleados engañados.

Cuando entró, corrió a la cocina y revisó todo, tomó notas y luego pidió muestras de lo que quisiera. Probablemente trabajó para KFC antes, porque lo sabe todo“, agregó.

Finalmente, gracias a un periodista que se enteró de la estafa y que empezó a seguirlo, la policía pudo dar con el farsante y apresarlo, por lo que ahora se enfrenta a un juicio por estafa.

¿Te imaginaste cómo había hecho para comer gratis durante un año?


Author: cucinare

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *