Salsa inglesa: historia y secretos de un comodín olvidado

Unas pocas gotas de esta salsa te pueden sacar del apuro. Te contamos de qué se trata.

En góndolas y heladeras hay una jerarquía de condimentos; en el podio se encuentran la mayonesa, el kétchup y la Savora, comodines infaltables en muchos hogares. Pero hay una segunda línea de aderezos entre los que se encuentra la Worcester sauce, conocida acá como salsa inglesa.

Si bien no figura entre los favoritos de la gente, bastan unas gotas de esta salsa líquida y especiada, de color parduzco, para ensalzar el sabor en sándwiches, huevos y, sobre todo, el pastel de papas. También se una en sopas, el muy galo steak tartare, y en tragos como el Bloody Mary. No son pocos los gourmets que la acusan de tapar el sabor original de los alimentos, por eso debe usarse con prudencia.

¿Cuál es su origen? Según el diccionario Larousse Gastronomique, esta salsa fue descubierta por un tal Marcus Sandy en la India, durante el siglo XIX. Este sujeto era originario del condado de Worcestershire (de ahí su nombre). De vuelta en Inglaterra, Sir Marcus (sí, era caballero), le pidió a los especieros de la empresa Lea & Perrins que elaboren un aderezo similar a la que él había probado en la India.

El sabor es muy particular, y si bien parece invasiva es una salsa que entiende de sutilezas: tiene el dulzor del tamarindo y el sabor intenso de las anchoas, entre otras cosas. Como curiosidad, el país donde hay mayor consumo per cápita es Nicaragua. Parece ser que, hace unos cuantos años atrás, un cargamento de salsa inglesa llegó por error y, a partir de ahí, los locales se volvieron fanáticos de la misma.

En las góndolas porteñas ahora se ve otra versión de la salsa, con una etiqueta beige, destinada al mercado estadounidense, que es más suave, aunque también hay versiones locales entre las que se destaca la Vanoli, hecha en Córdoba.

¿Probaste la salsa inglesa?


Author: cucinare

Gracias a una impresora 3D, los astronautas pueden comer pizza en el espacio

El objetivo consiste en variar la dieta de los tripulantes...

El submarino, un clásico porteño que nació para calmar la ansiedad

Historia de esta bebida caliente con chocolate que hunde sus...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *