Condimentos: guía básica para darle mucho sabor a tus comidas caseras

Conocer las características de cada condimento puede mejorar tus recetas de una manera que no lo imaginás.

Cuando nuestra relación con la cocina recién empieza, intentamos mejorar cualquier “falta de gusto” de los platos que preparamos con sal. Y esto, además de ser nocivo para la salud, ya que supera ampliamente los 5 g de sal por día por persona recomendados por la Organización Mundial de la Salud, nos aleja de poder crear platos cada vez más interesantes

Existe un abanico de condimentos que, una vez que sabemos para qué sirven, se convierten en aliados para mejorar nuestra performance en la cocina. Es totalmente comprensible que para los cocineros inexpertos sea un poco intimidante empezar a incorporarlos pero es como todo: la práctica hace al maestro. 

Los condimentos tienen distintas funciones cuando se agregan a las recetas. Pueden ser sumar sabor y aroma, potenciar el sabor propio del alimento que estamos cocinando o agregar color

A continuación, una lista muy práctica de los condimentos que necesitás en tu alacena y para qué sirve cada uno.

#. Comino: ideal para rellenos de empanadas de carne o pastel de carne, carne de vaca, cerdo o cordero. Se utiliza como un poderoso aromatizante y tiene un olor fuerte y estimulante, además de un sabor cálido y levemente picante. “Es primo hermano del hinojo y del anís. Yo lo uso para todo, en especial el comino negro, que es más intenso que el común”, cuenta Nicolás Díaz Martini, propietario de Fuego Buenos Aires y docente en el manejo de especias del Instituto Gato Dumas.

#. Pimienta: el cocinero de Cucinare Gabo Colaccioppo recomienda adquirir un pimentero con mix de pimientas como base de todas las comidas saladas junto a la sal. Funciona muy bien en guisos, ensaladas, sopas, carnes, pescados, souffles, pickles, escabeches.  

#. Canela: es ideal para confituras, compotas, tartas, postres, cereales con leche, masas, helados, frutas cocidas, budines, licuados e infusiones. Según Nicolás Díaz Martini, chef instructor de la escuela del Gato Dumas “la canela está presente en casi todas las mezclas de especias, por su dulzura. Marca el costado dulce de una mezcla, en contraposición a lo que es el cardamomo o el clavo de olor. También se usa la canela entera en los chutneys y mermeladas, especialmente en las conservas. También se usa mucho entera y sin tostar en las infusiones”. Por otro lado, Pedro Lambertini cuenta que “tengo tanto canela en rama como en polvo y la uso para postres; queda bárbara con peras, manzanas, membrillo, frutas de carozo como las ciruelas, y también la uso en cocina para perfumar platos de olla con aves. Por ejemplo, a una preparación agridulce de pollo al horno con frutas le agrego una rama de canela”.

#. Orégano: es una de las hierbas más usadas de la cocina. El sabor básico es cálido, fuerte y levemente amargo, y en ocasiones presenta notas alcanforadas. Es muy aromática y no puede faltar ni en la pizza de muzzarella, ni en las salsas a base de tomate. También se lleva bien con carnes rojas y blancas. Es recomendable añadir el orégano cuando el proceso de cocción esté a punto de finalizar así se aprovecha su sabor y aroma, porque si se cuece demasiado aumenta su amargor. “Va muy bien con la cebolla, y ni hablar de lo bien que queda arriba de un tomate con aceite de oliva o en la papa al horno”, agrega Gabo Colacioppo.

#. Perejil: es una hierba que hasta no hace mucho se regalaba en las verdulerías. Junto con ajo deshidratado se pueden crear comidas “a la provenzal”. El perejil tiene una aroma ligeramente especiado, con notas de anís y limón; su sabor limpio y fresco es herbáceo, con un ligero toque picante. Conviene guardarlo en bolsas de plástico en la heladera (aguanta unos 5 días), pero también se puede congelar con muy buenos resultados. Es ideal para agregar sabor a los platos con tomate, papas al horno, pescados, vegetales y huevos. Esta hierba se combina bien con pepinos, legumbres, carne vacuna (es infaltable en cualquier milanesa que se precie de tal), pollo, limón, ajo, champignones, pimientos y zapallo. Las recetas de algunas sopas, mariscos, carne y aves a menudo llevan perejil en la receta.

#. Laurel: “Nunca está de más una hoja de laurel en una salsa, una comida de olla o caldo”, asegura Gabo. Así que tené laurel a mano cuando hagas guisos, estofados, escabeches, pickles, encurtidos y salsas. Eso si, se recomienda quitar el laurel del plato, porque es una hoja aromática pero su sabor no es agradable.

#. Tomillo: al tomillo se le reconoce desde ayudar a mejorar el estado de ánimo, combatir el acné y el mal aliento, hasta evitar la sensación de pesadez después de las comidas. Desde el punto de vista nutricional, el tomillo es fuente de vitaminas C, B6, betacarotenos, oligoelementos y minerales como el calcio, cobalto, magnesio, manganeso y hierro. Aún hoy se lo recomienda por sus propiedades antisépticas y antibacterianas, entre las más conocidas, un eficaz remedio contra la escherichia coli. Queda muy bien con mariscos, almejas, pescados, aves y carnes. 

#. Romero: “El pollo al horno con romero y limón es un básico fabuloso”, asegura Gabo. Es una hierba aromática fuerte y se puede usar tanto fresco como seco. Una rama de esta hierba es genial para aromatizar aceites y vinagres y dar un toque especial a ensaladas y aderezos. 

#. Pimentón: se usa como saborizante (es suave, apenas pungente y levemente dulzón) y colorante en guisos como goulash o fabadas, sofritos, recados de empanadas, puré de garbanzos y berenjenas. También es ornamental cuando se espolvorea como terminación de ciertos platos, como el hummus. Conviene consumirlo lo antes posible porque es un producto que se oxida fácilmente y es sensible a la luz. “Dulce, picante o ahumado, es algo que no te puede faltar. Sirve para todo tipo de relleno, sabor y color”, cuenta Colacioppo.


Author: Cucinare

1 comment

  1. Luis Enrique Montes Cardozo dice:

    Todas las comidas que hacen son espectaculares….

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *