Bebés: cómo prevenir el rechazo de frutas y verduras

La paciencia es clave en esta etapa de crecimiento. Los rechazos no hay que tomarlos como permanentes.

No existen fórmulas perfectas para lograr que los más pequeños coman de todo pero, cualquiera sea la técnica elegida, la paciencia en esta nueva etapa es clave.

Entre los 6 y los 12 meses de edad se da la oportunidad ideal para la introducción de alimentos nuevos, especialmente verduras, en la alimentación de los más pequeños.

Esto marcará sus hábitos alimenticios para siempre porque cuanta más variedad de verduras y frutas coman en esta etapa, más aceptación y menor rechazo tendrán por los nuevos alimentos en los años siguientes.

Todos los niños son distintos: algunos aceptarán rápidamente nuevos alimentos, mientras que otros mostrarán una reacción de rechazo a los que no conocen.

Pero una buena forma de no quedarnos en el rechazo inicial es no interpretarlo como algo permanente.

Sin presionar, lo ideal es seguir ofreciéndo los alimentos durante varios días o semanas; a veces son necesarias hasta diez oportunidades para que los acepten.

Otro tip que puede servir es darle el ejemplo: si ve que las madres, padres y el resto de la familia come lo mismo, el proceso de aprendizaje será mucho más rápido.

Para conocer más sobre la alimentación de los bebés, no te pierdas los contenidos de Sabores de la infancia de UNICEF.


Author: Cucinare

Por qué comer con la mano estimula la inteligencia de los bebés

Manipular y tocar la comida, además de comerla, trae grandes...

Sal y grasa: cómo evitarlas en la alimentación de niñas y niños

Además de ser nociva para la salud su uso no...

Comentarios

Your email address will not be published.