Quisieron levantarle la mesa a las dos horas de empezar a cenar: “No vuelvo más”

El trabajo por turnos de algunos restaurants provoca muchas quejas los clientes.

A fines de 1986, cuando llegó McDonald’s a la Argentina, la gente armó cuadras de cola para comer una hamburguesa al primer local abierto, en el barrio de Belgrano.

Por eso, los empleados “presionaban” a quienes estaban sentados para que se apuraran a terminar su comida: “Hay una familia esperando”.

En los últimos años, sobre todo tras la recuperación del sector gastronómico pospandemia, esta desagradable práctica parecería estar volviendo en algunos bares y restaurants de moda.

Se establecen dos turnos para ir a cenar, por lo que, a la hora de empezar el segundo turno, los comensales son “invitados” a liberar la mesa.

En las redes, caja de resonancia de las críticas de quienes padecen este tipo de atropellos, surgen cada vez más comentarios negativos quejándose por esa presión para retirarse.

Uno de estos casos fue descripto por Nadina Fornara, una usuaria de Twitter, quien sufrió la misma situación en dos establecimientos de Palermo.

“Fuimos a comer a Tigre Morado y la verdad muy rico pero no vuelvo más a un lugar en el que a las dos horas te quieren rajar porque viene otra mesa“, escribió la tuitera.

Y no fue la única experiencia similar que tuvo Fornara en estos días: “Nos pasó también en Spritzza el sábado. Váyanse a cagar”, compartió con mucho fastidio.

Por supuesto, inmediatamente se solidarizaron con ella:

-“Se hacen los restaurantes cool y pasadas las horas se acaban las sonrisas y te tiran la cuenta por la cabeza. Más grasas imposible”.

-“Me paso en Caldos de Mar del plata, no vuelvo”.

-“Me pasó hace poco en Rosario, 00:30 nos empezaron a levantar las cosas de la mesa porque a la 1 cerraban. Nunca me sentí tan echada en mi vida”.

-“Decretan lo que tiene que durar tu cena. Odioso, no les dejo un peso más”.


Author: Cucinare

Le quisieron cobrar la propina sin avisarle: “Si pasa, pasa”

El restaurant le agregó el cargo disimulado en medio de...

Mauro Colagreco ganó su cuarta estrella Michelin

Cinco cinco meses de su apertura, su restaurant Ceto ganó...

1 comment

  1. Graciela says:

    Hay ocasiones en que la cena se alarga porque el servicio es muuuuuy leeeento y tardan una eternidad tanto en tomarte el pedido como en en traerte un plato.

Comentarios

Your email address will not be published.