Un feto humano, protagonista del plato que escandaliza a la gastronomía mundial

El chef vasco Andoni Aduriz recreó un embrión para reversionar un plato típico de la cocina madrileña.

A lo largo de la historia, en distintas etnias, existió el canibalismo, tanto por motivos religiosos, culturales o sencillamente por necesidad.

A pesar de esa constante, es una costumbre que Occidente rechaza de plano.

Es por eso que la creación del restaurant Mugaritz, llamada Origen, despertó la ira de los sectores más conservadores.

El chef vasco Andoni Aduriz presentó una versión singular del cocido madrileño, una especie de puchero a base de garbanzos, con un detalle que escandalizó a muchos.

Aduriz elaboró una réplica de un feto humano de 3 meses y la colocó en el centro de la preparación, flotando en un caldo que representa al líquido amniótico.

El cocinero hizo su descargo diciendo que esa propuesta forma parte de lo que él llama “platos tabú”, que fue creado en 2015.

“Se trata de un molde de gominola hecho de pasta de habas y achiote con caldo de jamón y habas”, contó el chef, que cuenta con dos estrellas Michelin en su haber.

Repudio conservador

El eurodiputado Herman Tertsch, del partido ultraderechista Vox, expresó su indignación en Twitter: “¿No es esto un insulto grave contra los más de 99.149 niños abortados al año en España?”.

Por su parte, el Instituto de Política Social (IPSE), entidad “que defiende la familia y promueve la libertad religiosa y de expresión”, puso en marcha una campaña de firmas con el objeto de que Aduriz elimine de forma inmediata de su carta el supuesto plato.

Aduriz afirma, sin embargo, que se trata de un plato experimental, que “nunca ha formado ni formará parte de la propuesta gastronómica de Mugaritz”.

Además, a través de un comunicado, Mugaritz dijo: “Lamentamos profundamente que las imágenes e informaciones no verificadas que se han difundido por terceros, hayan podido herir sensibilidades”.

En tren de propuestas extremas, más macabra aún resultó la performance del artista chino Zhu Yu, llamada Comiendo gente, que presentó por primera vez en la Bienal de Shanghai de 2000.

Zhu cocinaba al horno un supuesto feto humano, lo servía en una mesa con mantel y cubiertos, lo trinchaba y comía por partes durante su performance.


Author: Cucinare

Evaluna Montaner reveló sus antojos 100% argentinos durante el embarazo de su hija

La cantante mostró su merienda favorita durante el embarazo de...

La Fiesta Provincial de la Torta Frita llega con un intento de récord mundial

Los organizadores amasarán una torta frita gigante en la ciudad...

Comentarios

Your email address will not be published.