El excéntrico chalet cercano al Obelisco se convierte en un mirador gastronómico

La mítica casita que se encuentra en la terraza de un edificio a metros de la 9 de julio, contará con una propuesta gourmet.

El caminante atento que levante la cabeza verá que, en el centro de la ciudad de Buenos Aires, a metros del Obelisco, un pequeño chalet aparece en la terraza de un edificio.

Así, un chalet hecho y derecho, de estilo marplatense, con madera y piedra, apostado en lo alto de un edificio porteño.

Esta rareza arquitectónica que data de 1926, obedece al capricho de Rafael Díaz, inmigrante español que hizo fortuna en el negocio de los muebles y construyó un edificio de ocho pisos en lo que era Cuyo y Sarmiento.

Arriba de todo, y a los efectos de descansar, mandó a hacer un chalet estilo normando, hoy auténtico mirador, donde el hombre se quedaba ocasionalmente a dormir ya que vivía en Banfield y el regreso se le hacía arduo.

La casa consta de dos plantas y un altillo, distribuidos en 200 metros cuadrados. Pero esta excentricidad, resabio de otros tiempos, es noticia no por su diseño o arquitectura, sino porque los herederos de Díaz quieren darle un giro al chalet.

La idea es que se transforme en un polo cultural y gastronómico. Diego Sethson, bisnieto de Díaz, quiere crear una suerte de rooftop abierto a diferentes propuestas. Además, en el piso siete habrá dos salas específicamente destinadas para eventos culturales.

Por lo pronto, y con vistas a darle dinamismo al negocio, durante el resto del mes de octubre, “el chalet” tendría una visita guiada el día 22, un desayuno express los días 22 y 29, una cata de vinos el 29 y pizza party el 21.

Para participar de estas actividades es necesario inscribirse en la cuenta de Instagram que maneja Sethson.


Author: Cucinare

Los ñoquis más caros del mundo son azules y se venden en Nueva York

Llevan un ingrediente extraído del pez antorcha y se pueden...

La China Suárez mostró la nutritiva ensalada que se preparó y que la hizo babear

La actriz compartió un video para que se vieran todos...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.