Sacale el jugo al pollo

Consejos para aprovechar el 100% de un pollo y resolver varias comidas a bajísimo costo.

El pollo es un estupendo comodín para la cocina. Su carne es la más consumida en el mundo por la facilidad con la que se lo cría y porque es relativamente económica. Hay desde pequeñas producciones orgánicas de granjeros hasta gigantescos criaderos con millones de aves.

En la Argentina, el consumidor promedio suele quedarse con la pechuga o la pieza patamuslo, pero el pollo es mucho más que eso. Justamente, si uno compra el ave entera puede sacarle provecho a casi todo el animal.

Cucinare te cuenta algunas de las múltiples posibilidades que ofrece.

#1. Pechuga. Es uno de los cortes más populares del ave; se vende con o si hueso, y con o sin piel. Es carne blanca, particularmente carnosa pero puede pasarse de punto rápidamente. Puede preparase entera, en lonchas o rellena.

#2. Patamuslo. Es la pierna completa; es una carne un poco más oscura que la pechuga y con piel va muy bien a la parrilla. También sirve para platos de olla o estofados.

#3. Contramuslo. Es una pieza que está en la zona superior de la pata, y se une a esta a través de la articulación de la rodilla. Se consigue con o sin piel.

#4. Carcasa. Lamentablemente, mucha gente la tira a la basura; es la pieza formada por los huesos de la columna y de las costillas, una vez retirada las pechugas y el cuello. Si bien es minusvalorada, es excelente para hacer sopas y caldos.

#5. Pata. Es el extremo de la pierna y ofrece muchas posibilidades. Es buenísima para asar al carbón o la leña, cocer al horno o en estofado.

#6. Suprema. Es la pechuga del pollo que trae pegada parte del hueso del ala. Es ideal para rellenar.

#7. Ala. Otra pieza injustamente desechada por los consumidores. Si bien no tiene mucha carne (la mayoría está en el extremo que va pegado a la pechuga), tiene una carne sabrosísima. Es excelente para hacerla frita y adobada. Se sirve mucho como aperitivo.

#8. Menudos. Son el corazón, el hígado, el cuello y la molleja del pollo. Suelen venir dentro de una bolisita que están en el interior del pollo, cuando se compra entero. La mayoría de la gente los desecha, pero son excelentes para saltear con vegetales o picar para hacer rellenos.

#9. Pollo picado. A veces, al despiezar un pollo entero, quedan cortes de carne pegados al hueso que se pueden aprovechar para picar y hacer mini hamburguesas o aprovechar en cimas y rellenos. El hígado está especialmente indicado para hacer brochette.

¿Qué parte del pollo te gusta más?


Author: cucinare

Mauro Colagreco abre su primer restaurant en Estados Unidos

El chef argentino que acaba de obtener tres estrellas Michelin...

Casi todos los restaurantes ofrecen comidas más calóricas de lo recomendado

Un estudio internacional confirmó que el 94% no cumple con...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *