Cocinar en cuarentena: batch cooking, el método que te ayuda a planificar mejor tus comidas

Te contamos todo sobre la técnica ideal para organizarse en este contexto. Los mejores tips de Karina Gao y Mariano Muñoz, dos expertos cocineros.

Por Paula Bandera

En algunos casos celebrados, en otros a regañadientes, la cuarentena obligó a ponerse el delantal y cocinar. Al menos en la primera etapa, cuando casi no había opciones de delivery que estén operativas.

Pero lo cierto, es que esta tarea comienza mucho antes de poner un pie en la cocina, y con las restricciones para salir y las largas filas en supermercados, carnicerías y otros comercios del rubro, la necesidad de sacarle el máximo provecho al acto de cocinar se volvió imperiosa.

Ante eso, cada vez más personas recurren al batch cooking. Así se conoce al método que invita a cocinar de una sola vez para toda la semana. La cocinera Karina Gao, creadora del perfil Mon Petit Glouton -un suceso en Instagram con más de 215.000 seguidores- es referente en el país de este sistema, cuyo fuerte es utilizar los mismos ingredientes para resolver varias comidas aptas para el freezer.

Para la experta, la cuarentena revaloriza esta práctica: “En ocasiones así, el batch cooking es más necesario, es irónico, pero pareciera que hoy tenemos menos tiempo: entre el home office, ocuparse de los chicos, de los quehaceres domésticos, etc. es clave organizarse”.

Mariano Muñoz, al frente de la cocina de Fayer, asegura que en estos tiempos la planificación juega un rol más importante que nunca: “Hay que tomarse 15 minutos y armar un cronograma de platos que te gustaría comer o que sepas hacer, les asignas un día y ahí ves cómo los vas unificando; por ejemplo, si hoy hago un pollo entero, después hago un salpicón de ave. No se improvisa en el supermercado, es importante ir con la lista hecha”, asegura.

Esto último es otra de las claves del éxito del batch cooking: permite evitar desperdicios, se compra lo justo y necesario.

Una regla de oro de este método es que todo lo que se congela debe estar porcionado en formato individual, de esa forma a la hora de descongelar es más fácil calcular la cantidad de porciones necesarias.

¿Todo al freezer?

Sin embargo, no todos los alimentos son amigos del freezer. Gao desaconseja aquellos “que contengan mucha agua. Por ejemplo, todas las verduras de hoja verde cruda, como la lechuga, la rúcula, etc., ya que al secarse quedan con una textura poco agradable”.

Además, hay verduras que pueden congelarse cocidas, pero no crudas, como las papas. En ese caso, Gao sugiere “cortadas en cubo o en cuña y ya cocidas, van directo del freezer a la freidora caliente y quedan las mejores papas fritas del mundo”, se entusiasma.

Para Muñoz la palabra definitoria también es textura; “las masas, carnes, estofados se bancan bastante bien el congelado, lo que no va son los alimentos en los que las texturas juegan un papel importante, como un puré o un hummus”, asegura, y aporta un tip útil: “Siempre hay que descongelar en heladera, no en el microondas o con calor, lo ideal es sacarlo del freezer el día anterior”.

Cómo calcular

Existe un mito en torno al batch cooking, aquel que asegura que este método exige un freezer de gran tamaño. Según indica Gao, uno integrado a una heladera de tamaño estándar alcanza para almacenar comida de hasta dos semanas.

Además de tener habilidades para el Tetris, la cocinera recomienda pensar de manera estratégica: “Si tenés un freezer chico no congeles algo que dura bastante en la heladera, como la calabaza, congelá lo esencial: unas nuggets caseras, una porción extra de estofado que hiciste, salsas, y a esas comidas ya congeladas le podés agregar 1 o 2 ingredientes frescos, por ejemplo, zapallitos en cubos”. De esa manera, se puede obtener un plato saludable en muy poco tiempo.

Y no solo el freezer sirve para conservar, en la heladera de Muñoz nunca faltan caballitos de batalla: garbanzos, cous cous y encurtidos. “Los garbanzos se los agrego a la ensalada, a una sopa o me hago un hummus. También tengo cous cous, lo hidrato y lo agrego a una ensalada. Los encurtidos nunca fallan, se los agregás a los sándwiches o los consumís como snack”, explica.

Sin caer en la organización que exige el batch cooking, siempre sirve cocinar demás aquello que es apto para freezer. “Muchas veces el tiempo que lleva cocinar dos porciones es muy similar al de 4”, señala Gao.

Otra cuestión muy valorada de este método es que reduce la parte más odiosa de cocinar: lavar y secar los platos y utensilios. Algo que, a esta altura de la cuarentena, hartó hasta los cocineros amateurs más apasionados.


Author: Paula

Coronavirus: el buffet, un estilo de servicio que tiene altas chances de desaparecer

No sólo la mesa comunitaria está en peligro de extinción,...

Paltas: dos trucos para lograr que maduren más rápido

Con estos tips, ya no hace falta comprar las que...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *