Bag in box, el envase para vinos que permite conservarlo en perfectas condiciones durante más de 60 días

Cada día más bodegas argentinas eligen lanzar al mercado sus etiquetas de alta gama bajo este innovador formato.

Por Javier Menajovsky

Si pensabas que el único formato para envasar un vino de gran calidad era la botella, y aún más, que todos los vinos envasados en cajas de cartón eran sinónimo de mala calidad, andá cambiando de ideas.

Bautizados como Bag in Box (algo así como “bolsa en una caja”), su existencia data de hace más de 20 años y si bien son muy populares en otros mercados, recién se los empieza a ver con mayor frecuencia en el país.

Tal como lo indica su nombre, se trata de caja de cartón que contiene una bolsa llena de vino en su interior, que se encuentra conectada con el exterior de la misma mediante una válvula que funciona como canilla, desde la cuál se extrae una parte del vino, sin que el oxígeno ingrese a la misma, gracias a su cierre hermético que se obtura automáticamente cuando el líquido deja de verterse.

Su caja exterior, además de proteger a la bolsa, brinda una superficie mucho más amplia que la de una botella para lucir la marca del producto, brindar instrucciones de uso o comunicar cualquier otro mensaje que quiera difundir la bodega.

Además de facilitar, por su forma cuadrangular, todo lo que sea estiba, transporte y exhibición, incluso adentro de una heladera, para tener el vino siempre fresco y listo para su consumo.

Sus principales ventajas

La fabricación del “BiB”, tal como se lo denomina en forma coloquial en la industria, es indiscutiblemente amigable con el medio ambiente gracias a que su fabricación genera un 79% menos de gases que los producidos por la elaboración de botellas de vidrio y un 91% menos de desperdicio de envases, gracias a su capacidad y al tiempo de conservación del vino que ofrece, reduciendo de esta forma su huella de carbono de forma muy significativa.

Además de su bajo impacto ambiental, sus principales ventajas y beneficios son:

#. Facilita el consumo individual de vinos premium, sin desperdiciar una botella entera gracias a que su dispenser ofrece la posibilidad de servirse tan sólo una copa o menos, sin perjudicar el resto del contenido, que se mantendrá en excelentes condiciones por al menos 60 días más, desde su apertura. De esta forma, facilita tanto el consumo hogareño como el de vinos por copa en bares, restaurants y vinotecas.

#. Es el formato ideal para disfrutar vinos de alta calidad, ya que elimina completamente el riesgo de contaminación por parte del corcho, un defecto muy dificil de evitar con las clásicas botellas, y que llegan a arruinar hasta un 5% de los vinos que las mismas contienen.

#. Permite disfrutar de ricos vinos en todo momento y lugar, ampliando enormemente las situaciones de consumo en las que el mismo puede participar. De fácil acceso y traslado, habilita la posibilidad de consumirlo todos los días, tanto en casa como al aire libre, en un contexto descontracturado como el de un asado, un picnic, un parque o por qué no en una playa, entre tantos otros.

#. Ofrecen una mejor relación precio/calidad, gracias a que el impacto del costo del envase en el precio final se reduce considerablemente, permitiéndote comprar vinos premium a valores muchos más accesibles, o vinos jóvenes en mayores cantidades, comparados con el precio de cada litro fraccionado por botella.

#. Variedad y mejores combinaciones de vinos y comidas. Ideal para arrancar una comida con una copa de vino blanco para la entrada, seguir con una de vino tinto para el plato principal y cerrar con una de vino dulce o espumante para el postre. O en los casos de diferentes platos en una pareja de comensales, cada uno tiene la posibilidad de disfrutar el vino que más se ajuste a la comida elegida o que más ganas tenga de tomar, sin tener que ponerse de acuerdo con el otro.

Bag in Box en Argentina

Si bien el invento ya cuenta con varias décadas de uso en otros mercados, por estas tierras la cosa viene más lenta. Uno de los primeros en aparecer fue el de Viña Ona, allá por comienzos del nuevo milenio, pero no lograron instalarse con fuerza entre los consumidores locales.

Por suerte la vida da revancha y si bien la tendencia es aún muy incipiente, el formato empieza a verse cada vez con mayor asiduidad. Es el caso de la bodega mendocina Piedra Negra, cuyos propietarios franceses, la familia Lurton, vienen dominando este formato hace varios años, y ahora han decidido lanzarlos en el mercado local.

El debut incluye tres de sus mejores etiquetas premium, que llegan con un formato y un valor súper conveniente, gracias a todas las ventajas que ofrece este envase. El lanzamiento incluye:

#. Pinot Gris Alta Colección Organic 2021. Precio sugerido (3 lts): $ 2.100. Es un vino blanco, elaborado con un 100% de uva Pinot Gris, una variedad en la que es experta y muy reconocida la bodega. Además es también órgánico, es decir que tanto sus uvas como su elaboración se han desarrollado con una bajísima o nula intervención de productos de síntesis química. Su color es bien cristalino y verdoso, ofreciendo en nariz aromas fresco y levemente florales, con un perfil frutal donde se perciben duraznos y damascos recién cosechados. En boca gana en intensidad sin perder elegancia, proponiendo una entrada muy fresca, con un volumen marcado y una muy buena acidez, junto con una gran persistencia aromática. Ideal para maridar con picaditas de amigos, sushi, comida picante del sudeste asiático como un curry, y con todo tipo de ensaladas.

#. Vuelà Orgánico Pinot Gris Rosado 2020. Precio sugerido (3 lts): $ 2.100. Es un vino rosado 100% Pinot Gris y Orgánico, proveniente de viñedos ubicados la IG Los Chacayes, en el Valle de Uco. De color rosa claro similar a la piel de la cebolla, entrega en nariz aromas frescos a cereza y pomelo. En boca se vuelve más potente prevaleciendo sus notas cítricas, una muy buena acidez y un encantador final de fresa y crema. Ideal para comenzar un buen encuentro, acompañar tapas, snacks, frutos de mar y hasta acompañar un postre a base de frutas, que no sea muy dulce.

#. Malbec 2020 Alta Colección Organic 2020. Precio sugerido (3 lts): $ 2.500. Es un vino tinto 100% Malbec, orgánico como todos los de la línea y proveniente de mismo viñedo de IG Los Chacayes, Valle de Uco. En nariz predominan los aromas de frutas rojas con ligeras notas de pimienta negra, en boca es concentrado, con las frutas rojas que generan cierto volumen, estructurado con taninos suaves y armoniosos y presenta un final largo con notas de café. Acompaña muy bien carnes a la plancha, un carpaccio, todo tipo de fiambres, guisos y pastas con guarniciones a base de tomate o de similar intensidad.

Otra de las bodegas que acaba de sumarse al formato es Budeguer. Ubicada en Agrelo, Mendoza, su familia fundadora es oriunda de Tucumán, un legado que han proyectado en el nombre de varios de sus vinos, como los “4000” que remite al código postal de su ciudad natal, o “Tucumen” en el que se conjungan en un solo término la herencia tucumana de sus dueños junto con la pasión que han desarrollado por Mendoza, donde elaboran todos sus vinos.

Con enología a cargo de Federico Bizzotto, acaban de lanzar al mercado su celebrado Tucumen Malbec en formato Bag in Box, que estará disponible en este envase a partir de la cosecha 2020, a un precio sugerido de $ 1.350, siempre en su envase de 3 litros.

Es un vino muy bebible, de esos que no duran nada en la mesa cuando los abrís. De color rojo con reflejos violetas, entrega notas a cereza, ciruelas y moras negras. De entrada golosa, con esa lejana dulzura que tanto enamora del Malbec, junto con taninos redondos, suaves, y su excelente acidez, se posiciona como uno de los mejores vinos apto para todo público del mercado. Un perfil al que pedía a gritos que llegara en este genial formato, ideal para juntadas, asados y largas sobremesas.

El otro gran jugador de los vinos en formatos novedosos (al menos para el consumidor local) es Viña Las Perdices. Bodega de origen mendocino como las anteriores, pioneros en Agrelo, se trata de un emprendimiento de la familia Muñoz López que vienen cosechado un gran reconocimiento en el mercado en los últimos años a fuerza de vinos innovadores, elegantes, adaptados a diversas situaciones de consumo y todos unidos por un gran calidad en su elaboración, en todas sus franjas de precio.

Para esta línea han elegido tres de sus mejores vinos premium y bautizarlos bajo el original nombre de By the Glass. Como si de armar un bar de vinos por copa en tu casa se tratara.

Las tres etiquetas y sus perfiles son:

#. By the Glass Las Perdices Chardonnay. Precio sugerido (3 lts): $ 2.650 (en vinoteca). Es un vino blanco elaborado con uvas provenientes de viñedos de Agrelo, Luján de Cuyo. Cuenta con 6 meses de paso por Madera (100% Roble Francés).Se destacan aromas frutales como durazno blanco, peras y sutiles notas de tostado provenientes de la madera. En boca aparecen las notas de ananá, cítricas en general, con matices florales  y un dejo de vainilla. Un vino de excelente estructura, acidez equilibrada,  untuoso y con buena permanencia en boca. Ideal  para acompañar carnes blancas, frutos de mar, pescados y mariscos.

#. By the Glass MalbecPrecio sugerido (3 lts): $ 2.650 (en vinoteca). Un vino elaborado con uvas provenientes de viñedos de Agrelo, Luján de Cuyo, con un año de crianza en madera nueva de roble, 50% francés y 50% americano. Ofrece un intenso y agradable aroma a frutas rojas y frambuesa, acompañado con notas  de vainilla y café aportados por la crianza en roble. Suave en boca, equilibrado, con notas de ciruelas, guindas, frutas rojas, violetas, chocolate, y café. Taninos suaves  y maduros. Final de boca agradable y extenso. Ideal para acompañar carnes y vegetales grillados, pastas o quesos duros.

#. By the Glass Red Blend. Precio sugerido (3 lts): $ 2.650 (en vinoteca). Elaborado con uvas 50% Malbec, 25% Cabernet Franc, 25% Petit Verdot, provenientes de viñedos de Agrelo, Luján de Cuyo. Es última incorporación de la bodega en su línea varietal, un blend para disfrutar de grandes varietales tintos. “Teníamos un desarrollo muy fuerte en blancos y el portfolio estaba un poco desbalanceado. Desde un punto de vista estratégico necesitábamos una etiqueta más de tinto en esta gama de vinos”, explica el ingeniero Juan Carlos Muñoz, winemaker de Viña Las Perdices. Color rojo violáceo profundo. Complejidad y elegancia aromática con predominio de frutos rojos. Suave en boca untuoso con gran volumen y persistencia. Ideal para acompañar carnes rojas, pastas o carnes blancas con salsas especiadas.

Así que ya sabés, la próxima vez que veas un cartón de vino camuflado entre grandes botellas no salgas corriendo, agarralo tranquilo que tendrás rico vino para rato, y a un precio imbatible.


Author: Cucinare

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *