Vino en lata, la tendencia que atrapa a las bodegas argentinas

La industria local del vino se suma a un hábito de consumo que ya es moda a nivel global. Cuatro recomendados de nuestro experto.

Por Javier Menajovsky

¿Cuántas veces quisiste tomar un rico vino en la playa, al borde de la pileta o en un picnic y de inmediato te arrepentiste de sólo pensar que tenías que descorcharlo, disponer de una copa para servirlo y cuidarla para que no se caiga?

Por suerte, el vino en lata ya está haciendo pie en la Argentina y aparecen cada vez más propuestas para disfrutarlo sin tanto protocolo, en cualquier momento y lugar.

Aquí las razones para abrazar este nuevo formato y algunas ricas opciones de vinos argentinos para descubrirlo.

El boom del vino en lata ya explotó en varios mercados del mundo debido a una sencilla razón: es, por lejos, el formato más práctico para beber un rico vino.

Despojados de prejuicios y acostumbrados a beber en lata todo tipo de bebidas desde muy chicos, la nueva generación de consumidores de vino viene recibiendo a este envase con los brazos abiertos cada vez con más fuerza.

Con el eco de lo que sucede en Brasil, donde las playas son el escenario perfecto para que las latas brillen y empiecen a pelearle esa situación de consumo a la cerveza, las bodegas locales comienzan a tomar nota de esta propuesta game changer y empiezan a adoptarlo para el mercado local, con foco en sus líneas más jóvenes.

Comparado contra las botellas, se destaca por:

#. Fácil de llevar, abrir y beber en cualquier momento y lugar, inaugurando nuevas situaciones de consumo hasta ahora copadas mayormente por la cerveza.

#. Rápido enfriado tanto en el freezer como en una frapera o hasta en la nieve o un arroyo fresco.

#. Mucho menos frágil que una botella o una copa.

#. Habilita el consumo individual, sin desperdiciar producto que no se llega a tomar.

#. Fomenta el consumo moderado.

#. Descontractura su consumo.

#. Costo más accesible, gracias a su tamaño.

Latas argentinas

Encontrar latas en el mercado argentino no es tarea fácil, pero que las hay, las hay.

A poco de recorrer góndolas de vinotecas y otros puntos de venta, podremos avizorar los primeros ejemplares de esta nueva ola en el mundo del vino, que promete aportar una bocanada de aire fresco ante tanta monotonía de botellas.

Entre ellas, te recomendamos las siguientes diferenciadas por estilo, tomá nota:

1. El tinto: Mosquita Muerta Deltanque Malbec 2020, 310 ml, $ 360.

Es un vino 100% Malbec de color azul intenso con tonalidades rojas. En nariz es un vino que presenta un aroma intenso y frutado, en boca los sabores recuerdan a frutos frescos.

Su método de elaboración es tradicional en tanques, el vino a su vez es macerado con sus hollejos previo a la fermentación.

Luego comienza la fermentación a temperaturas bajas y con movimientos suaves, logrando así un vino fresco y frutado con una estructura media. Ideal para acompañar platos ligeros, en cualquier momento del día.

2. Los espumantes: Mosquita Muerta Extra Brut y Extra Brut Rosé, 310 ml, $ 250.

Se trata nada menos que de los primeros espumantes en lata de la Argentina.

Creados por la genial bodega mendocina Mosquita Muerta Wines, de Familia Millán, acaba de lanzar al mercado sus reconocidos espumantes bajo esta propuesta que destaca por sus llamativos colores amarillo y rosa pastel, buscando continuar acercando sus mejores vinos y espumantes al consumidor, descontracturando su consumo de un modo super práctico y moderno.

Fueron elaborados bajo el método Charmat, en su propia champañera y con una cuidadosa selección de uvas provenientes de sus viñedos de altura de Mendoza y San Juan (Valle de Uco y Valle de Pedernal respectivamente), llegando al mercado con sus dos primeras variedades, tanto Extra Brut como Extra Brut Rosé.

El primero de ellos es un vino espumante elaborado a partir de un blend de blancas de las variedades Chenin Blanc, Chardonnay, Pedro Ximénez y Sauvignon Blanc, dando como resultado un vino de color amarillo claro con reflejos verdes, que en nariz ofrece aromas florales y cítricos.

En boca los sabores son frescos, algo ácidos e intensos que recuerdan a manzana verde y al pan tostado.

En el caso del rosado, el mismo fue elaborado a partir de las variedades Chenin Blanc, Chardonnay,  Bonarda y Merlot.

En su color se puede apreciar una tonalidad rosa brillante, sus aromas son frescos recordando las fresas y en boca se percibe un dejo algo ácido que recuerda a la guinda y la frutilla.

3. El blanco: Chac Chac Sauvignon Blanc 2020, $ 180.

Forma parte de lanueva línea Chac Chac de Viña Las Perdices, integrada por vinos jóvenes y frescos provenientes de Valle de Uco.

Chac Chac se distingue por su imagen de diseño colorido, desestructurado y moderno, e incorpora la lata como parte de su apuesta a este nuevo formato en el que, de la misma forma que en sus otros envases, la bodega logra expresar la calidad de sus vinos y las uvas que le dan origen.

“Somos una bodega que se distingue por la constante búsqueda de innovar y generar nuevas propuestas”, afirma el Ing. Juan Carlos Muñoz, presidente y winemaker de Viña Las Perdices.

Con Chac Chac, la bodega continúa expandiendo el espíritu aventurero que la acompaña desde su nacimiento, incursionando en una nueva línea de vinos jóvenes, modernos y elegantes, que ofrecen la frescura natural que caracteriza al Valle de Uco.

Las variedades elegidas para presentarse en formato lata son tanto Malbec Rosé como Sauvignon Blanc.

4. El dulce: Traful blanco dulce de Bodega López, 310 ml, $ 170.

Cerrando esta tanda de vinos en lata recomendados no podía faltarnos una opción dulce, que a modo de postre nos ofrece el mejor final.

Se trata en este caso de un logrado vino dulce, de perfil joven y refrescante, que propone bajo contenido de alcohol (cerca de 9°) y muchos aromas frutados.

“Los paisajes patagónicos nos inspiraron en su libertad. Traful es el lugar, y como significa Unión en Mapuche, unimos Torrontés Riojano, Moscatel de Alejandría y Semillón, para crear este vino único”, destacan desde la bodega a la hora de presentarlo.


Author: Cucinare

La pasta del futuro: adopta su forma final cuando se está cocinando

Una idea novedosa que podría cambiar la forma en la...

Lino Adillon, el excéntrico chef del fin del mundo

Te contamos acerca de este cocinero argentino que vive en...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *