Un vendedor de churros fue demorado por la Policía pero los veraneantes impidieron que le secuestren la mercadería

Un churrero fue demorado por agentes en la playa de Pinamar pero los veraneantes evitaron que le saquen la canasta.

Este 13 de enero, un verdadero escándalo terminó con la tranquilidad en uno de los balnearios de Pinamar

Un churrero independiente fue demorado por inspectores municipales que quisieron quitarle su canasta pero no lograron su objetivo.

La gente en la playa vio lo que estaba pasando y lo evitó por la fuerza: todo quedó grabado en un video que rápidamente se viralizó en redes

Los dos inspectores tomaron con fuerza la canasta de churros de un lado y una mujer rubia de remera gris se convirtió en la principal defensora del churrero.

Con mucha energía, ella tironeó para el lado contrario escoltada por dos hombres, pidiendo por favor que no le secuestren los churros al vendedor

La gente empezó a aplaudir al grito de “déjenlo laburar”, mientras la policía entró en la disputa y el forcejeo siguió durante largos segundos.

Todo empezó a terminar cuando un turista presente aportó la idea de comprarle todos los churros.

Finalmente se dio el esperado desenlace: los inspectores se rindieron, soltaron los churros, el churrero se alejó con su mercadería y los veraneantes festejaron con aplausos y gritos la victoria.


Author: Cucinare

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *