10 alimentos que son muy malos para tu salud y que los consumís mucho más de lo que pensás

Evitar estas comidas puede garantizarte una mejor calidad de vida e incluso ayudarte a vivir por más tiempo.

A lo largo de nuestra vida vamos disfrutando de diferentes comidas que no solo nos generan placer, sino que también van nutriendo nuestro organismo para poder alcanzar una buena condición física.

Sin embargo, aunque en muchas oportunidades creemos que aquello que consumimos a diario realmente le aporta a nuestro cuerpo los nutrientes necesarios para obtener buena salud, no es tan así.

Hay una lista de alimentos que sumamos a nuestra rutina que tienen diferentes sustancias, conservantes y tóxicos, que pueden ser muy perjudiciales para nuestra salud.

Si bien es el exceso de estos alimentos lo que causa problemas en una persona sana, la doctora María Teresa Bravo García, miembro de Saluspot y especialista en nutrición, destacó 10 ejemplos de alimentos que comunmente vemos en nuestras casas, y que son nocivos.

#1. Alimentos procesados.

Aquí tenemos una seguidilla de alimentos que son de uso común en la cocina a la hora de salir de paso. Papas fritas, salchichas, salamines, etc.

No solo no tienen valor nutritivo, sino que tienen un alto contenido de saborizantes, conservantes, sal, azúcar y grasas.

Estos alimentos aunque son de lo más atractivo en cuanto al sabor, pueden llegar a producir patologías como el cáncer.

#2. Jugos artificiales.

Si bien su comercialización en los mercados es muy común, contienen una gran cantidad de azúcar, agua y sabor artificial, completamente alejado al aporte de vitaminas que sí pueden proveer los jugos naturales.

Es por esto que es más saludable beber un jugo de fruta recién preparado y comer una pieza de fruta, que esta opción de refresco.

#3. Panadería industrial.

Los bollos rellenos de crema, palmeritas, tartas, galletas, cereales industriales, barritas, chocolates, etc. son los elegidos por muchos para disfrutar de una merienda o desayuno, sin embargo lejos están de aportar nutrientes.

Suelen ser altamente calóricos, pocos nutritivos, favorecen la obesidad y sin altamente adictivos por su gran cantidad de azúcar y grasa.

#4. Tartracina, el famoso colorante amarilo.

Se utiliza para darle colorante a varios platos preparados. Se suele añadir en comidas tales como budines, miel, salmueras, mostaza, gelatina, repostería y pastelería.

Sin embargo, este producto puede llegar a producir tos espasmódica, crisis asmáticas en personas alérgicas a la aspirina, rinitis alérgica, picazón cutánea, insomnio, trastornos del sueño, hiperactividad.

Incluso, su uso en grandes proporciones está relacionada con los casos de síndrome de TDAH (hiperactividad) en los niños.

#5. Comidas rápidas.

Su bajíismo aporte nutricional, el alto contenido de grasa, calorías y sodio, las ubica en uno de los menos indicados para incluir en la dieta diaria.

Su consumo diario puede generar grandes problemas de salud, como aumento de peso, obesidad, diabetes e incluso enfermedades cardiovasculares.

#6. Gaseosas. 

Estas bebidas son nocivas para la salud en exceso porque cuentan con alto contenido de azúcar, favoreciendo a la posibilidad de contraer diabetes, si se consume a diario y en grandes cantidades.

#7. Alimentos enlatados.

Los alimentos enaltados son nocivos para nuestra salud porque contienen una fina capa de plástico que los recubre, que está compuesta por una resina epoxi, que liberan BPA (bisfenol A) a la comida.

Este componente puede generar disrupciones endócrinas, e incluso ser responsable de malformaciones sexuales. Es por eso que es mejor consumir alimentos envasados en recipientes de vidrio.

#8. Pesticidas utilizados en frutas y verduras.

Si bien a la hora de comprar frutas y verduras es necesario higenizar bien antes de su uso, muchas veces ignoramos que estas cuentan con una gran cantidad de productos químicos y pesticidas.

Es por ello que es importante pelar bien la fruta, y lavarla bien para liberar los tóxicos. Incluso, de ser posible adquirir directamente verduras y frutas orgánicas, en especial aquellas que se consumen crudas.

#9. El uso de sal común o de mesa.

Este tipo de sal común, contiene solo cloruro sódico, pero también se le suele añadir yodo, flúor y otros conservantes para, mantenerla fina y que no se apelmase.

Carece de los 84 elementos que componen la sal marina o la sal de cristal, mucho más sanas y recomendables.

#10. El consumo de trigo.

El trigo está generando más problemas de intolerancia al consumo de pan y sus derivados.

La elaboración del pan de forma industrial, con el añadido de conservantes y estabilizantes, hacen que pueda provocar con el consumo diario un problema de salud.

Es por eso que se recomineda adquirir pan en las panaderías, en las que se elabora directamente y es posible que se utilicen buenas harinas y levadura madre para su confección.


Author: Cucinare

Salieron a comer, gastaron 60 mil pesos y se fueron del restaurant sin pagar

Antes de irse, intentaron negociar un descuento en el precio....

Comentarios

Your email address will not be published.