Patio de los lecheros: una mujer denuncia que un guardia de seguridad la agredió físicamente

En el Día de la Mujer, la DJ Irina Capponi contó cómo fue la noche de celebración que se convirtió en pesadilla.

Después de participar de la marcha del 8M en el Congreso, como muchas mujeres, la DJ Irina Capponi, más conocida como DJ Queen Flow, fue a El patio de los lecheros para musicalizar el Día de la Mujer en el espacio gastronómico de barrio de Caballito.

Pero la noche terminó violentamente: la artista denunció tanto en la comisaría como en sus redes la agresión que sufrió de parte de un guardia de seguridad del lugar, Jorge Hugo Andrades.

Irina explicó lo sucedido: «Me convocaron para tocar por el Día Internacional de la Mujer, me acompañaron unas amigas. (…). Todo iba súper bien, estaba poniendo mi último tema y mis amigas salieron a fumar porque ahí no se podía. Estaba llegando otra amiga que me venía a buscar y no la dejaron entrar«.

Pero ahí no terminó la cosa. La DJ asegura que cuando sus amigas quisieron volver a entrar para ayudarla a llevar sus equipos de trabajo a su auto, Andrades reaccionó con violencia.

«Me empezó a agredir diciéndome que no podían entrar, que ya cerraban el lugar. Me empezó a gritar, a empujar hasta sacarme afuera«, relató Queen Flow.

La situación no terminó ahí: «Cuando me empezaron a cerrar la valla en mi cuerpo, el chabón intenta correrme, se refugia atrás de otro tipo y me mete un gancho de Mortal Kombat y me rompió la cara, el labio, los anteojos que tenía puestos y me caí al piso del golpe que me dio«, contó con angustia e impotencia.

Por último, Irina relató cómo terminó la noche: gracias a la ayuda de otras personas el agresor fue detenido.

«El supuesto seguridad del lugar Jorge Hugo Andrades me partió la cara de una piña y agredió a mis amigas con insultos y empujones y a una chica que me quiso defender la insultó, le agarró de los pelos y le pegó en la cara», aseguró la DJ.

Según la víctima, Andrades tiene antecendentes: «Al parecer este tipo ya tuvo actitudes violentas, ni hablar que no tiene credencial de ninguna empresa de seguridad por ende lo contrata el lugar para ejercer un rol ilegalmente, siendo el mismo expolicía».

Siempre de acuerdo al relato de Irina, «la gente del lugar lo escondió y lo defendió hasta quisieron coimear al comisario para que el tipo quede libre».

«Esta noche se lo llevaron detenido porque yo y un grupo de personas hermosas que me acompañaron toda la noche nos quedamos esperando que esto suceda«, concluyó.

En Cucinare rechazamos enfáticamente agresiones a la mujer y a cualquier persona por parte de los empleados de los locales gastronómicos de la Argentina.


Author: Cucinare

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.