Alimentos ultraprocesados, enemigos de la salud de bebés y niños

El diseño de ciertos productos en el súper llama la atención de los más chicos pero no alimentan y generan problemas de salud.

El supermercado es un universo de paquetes de colores, muchos de ellos creados con dibujos, sorteos y juegos, especialmente para llamar la atención de niñas y niños que le piden a sus madres y padres que se los compren.

El problema es que los alimentos procesados son lo que menos necesitan las personas en desarrollo.

Son alimentos que contienen una excesiva cantidad de azúcar, grasas o sal, y su consumo frecuente se vincula con el aumento de peso, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.

Estos alimentos -que no alimentan- se elaboran a partir de ingredientes de muy bajo costo,
como harinas refinadas, grasas, azúcares, sales, conservantes, estabilizantes, emulsionantes, edulcorantes, resaltadores del sabor, colorantes y aromatizantes.

Estos ingredientes no existen en la comida casera, la mejor para los chicos y para toda la familia.

Los nutrientes que todos precisamos para crecer están en los alimentos naturales, especialmente en las frutas, verduras y legumbres que se preparan en casa o en la escuela.

Pero tampoco es cuestión de no darles nada dulce.

De hecho, es mucho mejor hacer unas galletitas caseras de avena, que llevan harina, huevo, aceite, azúcar, polvo de hornear, esencia de vainilla y cáscara de limón.

¿Por qué? Un alfajor ultraprocesado lleva ácido sórbico, bicarbonato de amonio, de sodio, lecitina de soja y muchos más ingredientes artificiales con nombres raros que no nutren y perjudican la salud.

Ampliá esta información en Sabores de la infancia de UNICEF, las guías de alimentación y recetas gratuitas que podés descargar en este link.


Author: Cucinare

Comentarios

Your email address will not be published.