Murió Alejandro Maglione, patriarca del periodismo gastronómico

Despedimos a un colega único, singular, que supo jerarquizar la profesión.

Por Luis Lahitte

Alejandro Maglione tiró anclas. Periodista gastronómico por vocación, fue un hombre singular, dueño de una joie de vivre incomparable. Para él, todos los días tuvieron un tinte festivo y los vivió con gran intensidad.

Cursó estudios en el colegio Argentina Modelo, institución a la que siempre hizo referencia. Luego estudió Derecho en la Universidad del Salvador (es justo decir que admiraba a los jesuitas).

Ejerció la profesión durante un tiempo junto a su amigo de toda la vida, Andrés Cisneros. Posteriormente participó del mundo de los negocios con Credencial, tarjeta de crédito de la que fue creador, director y socio.

Su amor por la gastronomía le vino de muy joven. Su abuelo fundó en 1912 la bodega Saint Rémy. La mesa familiar también fue una gran escuela. Siempre tuvo palabras cariñosas para sus padres y hermanos.

Más adelante tomó las riendas de Cuisine & Vins, publicación de Miguel Brascó y Lucila Goto. Bajo su conducción, la revista conoció tiempos de gloria.

Además, escribió en un sinfín de medios nacionales e internacionales, como La Nación, Vinicius, Vinos & Sabores, Guía Óleo, Placeres de Uruguay, Dionisios de Perú y muchos más. Y en los últimos años fue activo columnista de Cucinare.

También integró la Accademia Italiana della Cucina-Capítulo Argentino, fue miembro fundador de The Fork Club, del Consejo de Administración de la Fundación Export Ar y presidente de la Asociación de Amigos de Patagonia, entre otros cargos relevantes.

Ganó numerosos premios y menciones, entre ellos el de Mejor Periodista Gastronómico, lauro que otorga la Academia Argentina de Gastronomía.

Últimamente estaba muy activo en la radio, conduciendo Polémica en el Business, junto a Claudio Destéfano, y La Isla de los Sibaritas, en AM Radio Con Vos.

Amiguero como pocos, supo ser fiel al extremo con sus afectos. Quizás su rasgo más saliente haya sido el sentido del humor, inteligente, rápido y filoso. Bromista y provocador, Alejandro no dejaba heridos porque sabía “chichonear” sin ofender.

Muchos amigos lo extrañarán, al igual que sus tres perros Dachshund, que tanto amaba.

No tengo dudas de que hoy en el cielo habrá una bacanal a la altura de Alejandro. Viejos amigos como el Gato Dumas lo recibirán con las copas llenas y los brazos abiertos.

Finalmente, me quedo con esta frase que dijo en más de una ocasión, cuando una persona se iba luego de una vida interesante y cromática, como la suya: “No murió, sino que llegó a puerto”.


Author: Cucinare

Operativo cápsulas blancas: encuentran 500 kilos de cocaína en una planta de Nespresso

Sucedió ayer en una planta en Freiburg, Suiza. Los trabajadores...

El bar de Palermo que tiene de todo, hasta una calesita en su interior

Se llama PLTZ, es de estilo berlinés y busca atraer...

3 Comentarios

  1. Willy Nervi dice:

    Alejandro querido te vamos a extrañar mucho en Polémica y en la vida. Alegraste muchos de nuestros encuentros y hoy brindaremos por vos

  2. Alejandro, amigo y consejero de la vida. Gracias por todo lo que me brindaste, aconsejaste y ayudaste. Hoy brindaremos por vos. Sembraste un gran legado en los corazones de todos quienes te conocimos. Gracias y chinchin!

  3. Alejandro querido,, ya te estoy extrañando. Tus sugerencias en largas charlas alegraron muchos tiempos. Chau Amigo y gracias Maestro. Brindaremos por vos.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.