Pepas convertidas en pan rallado: el insólito error de un estudiante que se hizo viral

Un joven de Zona Norte contó lo que le pasó al querer llevar un paquete de galletitas para comer en el recreo.

Un estudiante de un colegio secundario del partido bonaerense de Vicente López quiso llevar un paquete de pepas para compartir en el recreo, pero se equivocó y fue a la escuela con uno de pan rallado.

El posteo, que se hizo viral en las redes, generó muchos comentarios y fue el disparador para que los usuarios contaran divertidas anécdotas de equívocos similares.

Gonzalo Jordán es el joven que se confundió al elegir qué llevar para comer al colegio: “Pensé que era un paquete de pepas abierto y me traje el pan rallado a clases”.

“Me levanté a eso de las 6:45 para ir al colegio. Me vestí, preparé la mochila y bajé a buscar la comida para el recreo. En mi casa guardan las galletitas en la misma alacena que la comida. Cuestión, pensé que había un paquete de pepas abierto y lo agarré”, explicó el estudiante, en diálogo con TN.

“Llego al colegio y en la segunda hora le comenté a mi mejor amigo que había traído pepas porque son sus galletitas favoritas. Cuando lo abrí fue una sorpresa: vi que era el pan rallado”, prosiguió Gonzalo.

“Con mi amigo llorábamos de risa y no entendíamos nada. Terminamos todos tentados. Incluso me sacaron fotos con el paquete de pan rallado. A los pocos minutos de eso subí el tuit”, agregó.

Si su posteo se hizo viral, muchos aprovecharon el caso para contar situaciones insólitas similares que les había tocado vivir.

-“Yo confundí un paquete de azúcar con uno de sal e hice rosquitas tres veces seguidas. No entendía por qué mierda me salían saladas”.

-“Un día me llevé al trabajo un tupper con pechugas de pollo crudas. Las había bajado del freezer a la mañana para cocinar a la noche. Me confundí de tupper a la mañana. Obvio, gran desilusión en el trabajo cuando esperaba ver pizza y vi pollo”.

-“Me pasó que tenía que preparar polenta y lo confundí con un paquete de pan rallado, imagínate el resultado. Yo revolvía y revolvía, nunca se espesaba, hasta que me di cuenta…”.


Author: Cucinare

Comentarios

Your email address will not be published.