Cerdo y chori ahumados, protagonistas del food truck más carnívoro de Buenos Aires

Eddie Fitte disfrutó de los mejores sándwichs de Logia, uno de los primeros food trucks de Buenos Aires.

Pablo Erli inauguró Logia cuando los food trucks en Buenos Aires eran apenas una promesa. Era el año 2012 y si bien la moda explotaba en Estados Unidos y Europa, en la ciudad había solo dos o tres dando vueltas por las primeras ferias. “Trabajé durante algunos años en España distribuyendo vinos y ahí ya había camioncitos. El tema me quedó picando. Y cuando volví, empecé a pensar en abrir el mío”, cuenta.

A la hora de elegir un perfil para Logia buceó en sus propios gustos y preferencias: “Siempre fui muy carnívoro, así que fuimos por el lado de las carnes y ahumados”. El paso siguiente fue conseguir una combi Volkswagen y con la ayuda de algunos amigos herreros la tuneó y pintó de negro para convertirla en un rockero local de comida sobre ruedas. El debut fue en un evento organizado por el Gobierno de la Ciudad, poco después participaron en Buenos Aires Market y también estuvieron en varias ediciones del Lollapalooza.

En estos cinco años de rodar fueron aprendiendo y cambiando sobre la marcha. Si al principio ahumaban las carnes solo con quebracho para darles un sabor salvaje e intenso, con el tiempo fueron aligerando la técnica -le agregaron espinillo- para no tapar otros ingredientes y sabores.

Otras cosas, en cambio, no se alteraron. Desde el primer día el sándwich estrella fue el pulled pork, que preparan con las paletas y la bondiola del cerdo en una larga cocción -hasta diez horas- y con una mezcla de especias que incluye azúcar negra, pimienta negra, pimienta de cayena, ajo deshidratado y cebolla deshidratada. Además le agregan sidra o cerveza para humedecerlo. El cerdo se despacha en sándwich con pepinillos y barbacoa caseros.

Otros platos que suelen ofrecer son las alitas ahumadas con salsa de siracha y miel, y el sándwich de roast beef en ciabatta. “Y hay uno que últimamente viene picando en punta, el clásico choripán, hay un revival del chori. El nuestro es ahumado y con un chimichurri un poco más dulce, al que le agregamos jugo de naranja”.

Disfrutá del capítulo completo de De Barrio de la mano de Eddie Fitte:


Author: cucinare

Menú sin precios y otras prácticas machistas de los restaurantes

Te contamos qué cosas cambiaron en las mesas a favor...

Secretos del éxito de la cocina peruana en Buenos Aires: los detalles de sus emblemáticos platos

Cucinare entrevistó a tres reconocidos chefs peruanos que triunfan en...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *