Simoca, la exótica feria argentina que tiene 3 siglos de historia

Durante el mes de julio, la pintoresca feria tucumana alcanza todo su esplendor. Radiografía de un acontecimiento gastronómico único.

Si existe una feria gastronómica realmente pintoresca en la Argentina, esa sin dudas es la Simoca. Hace más de tres siglos que los días sábados se realiza la feria en esta pequeña localidad tucumana cuyo nombre deriva del quichua shim mu kay y significa “lugar de paz y silencio” o “lugar de gente tranquila y silenciosa”. Pero nada de tranquilidad tiene este cromático evento que reúne un caleidoscopio de comercios.

Todos los sábados los pobladores ofrecen sus productos en diferentes y coloridos puestos. “Pero quizás la particularidad más destacable es que es uno de los pocos lugares donde se sigue practicando el trueque”, cuenta Álvaro Nava, del ente de turismo de la Casa de Tucumán en Buenos Aires. La oferta de producto va desde animales en pie, quesos locales, frutas y verduras, vinos, charcutería, entre las que se encuentran las morcillas artesanales, reconocidas por su gran calidad.

Además, se venden productos exóticos como la “chala de Simoca”, una suerte de cigarros, mezcla de tabaco negro y anís estrellado, envueltos en hoja de chala, producto capaz de tumbar al fumador más empedernido. Otra de las curiosidades locales es el “pastel de novia”, que incluye membrillo y chancho, torta que se suele hacer para las bodas locales.

Hay un gran espacio techado que reúne puestos gastronómicos para comer al paso, como parrillas, vendedores de locro, empanadas, tamales, humitas y demás platos locales y regionales. Pero también se venden artesanías en madera, ponchos y demás textiles hechos en telares a mano talabartería proveedora de arreos de monta y carruajes, etc.

No sólo hay venta de artículos telúricos; al igual que La Salada, en Simoca también pululan los vendedores de baratijas chinas y productos masivos, que tienen mucha demanda.

“Durante el mes de julio se está celebrando la Fiesta de la Feria de Simoca, donde además del consabido comercio sabatino hay una serie de espectáculos musicales, con el acento puesto en las peñas y el folclore; esto se hace para traccionar mayor cantidad de público durante las vacaciones de invierno”, afirma Nava.

Otra particularidad de Simoca es el sulky, el medio de transporte favorito de los lugareños. Tal es el culto que le rinden al carruaje que Simoca es considerada Capital Nacional del Sulky, rodado que goza de la mejor salud en ese rincón del Jardín de la República.

¿Habías escuchado hablar de la Feria de Simoca?


Author: cucinare

Incayuyo, la infusión cuyana que se está poniendo de moda

Esta hierba, conocida como té del inca, empezó a ser...

Promos Día del Amigo: 14 restaurants recomendables para festejarlo con precios especiales

Estas son algunas de las ofertas gastronómicas que te recomendamos...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *