Tips para hacer buñuelos de verdura perfectos

Los secretos de los que más saben y una de nuestras recetas.

Los buñuelos están indisolublemente asociados a la cocina hogareña, donde madres y abuelas acostumbraban a freír en la sartén masa de harina frita en abundante aceite, con forma redonda, en ocasiones rellenas.

Sin embargo, como tantos otros platos, hoy los buñuelos quedaron un poco “pasados de moda”, y esto se debe a que ahora la gente busca comer más liviano y natural, por lo que las frituras (a pesar del revival del comfort food), se siguen batiendo en retirada de las mesas familiares.

Los buñuelos llegaron a América de la mano de los conquistadores españoles, que habían recibido la receta de la cocina morisca de Andalucía, así como el almíbar o las empanadas. Si bien en la Argentina se pueden preparar con trozos de manzana y comerlos de postre, la versión más difundida por las abuelas es con verdura, que puede ser acelga, coliflor o espinaca.

Estos son algunos de los tips que comparten los expertos a la hora de preparar la versión clásica de verdura:

#1. Al momento. Los bocaditos de acelga son una de las especialidades de Martita, un clásico bodegón de Boedo. “Los hacemos en el día”, dice Daniel, encargado de la casa. Los servimos acompañando una porción de morrones con oliva y ajo o en un plato con rodajas de tomate con bocconcinos de muzzarella de búfala; un manjar”, concluye el restaurador.

#2. Verdura cocida. Ya sean de espinaca o acelga, para Patricia Courtois, célebre cocinera que se caracteriza por realizar platos con sabores de antaño, “la clave pasa por un blanqueado rápido; al menos a mí me gusta más cómo quedan. También les pongo ajo, huevo, un chorrito de leche y nuez moscada”, concluye la experta.

#3. Harina leudante. Courtois también sugiere utilizar harina leudante, “para que queden esponjosos”. Sin duda, porque deben ser ligeros como una nube.

#4. Fritura. “La temperatura debe ser de unos 180°, de lo contrario se pueden quemar”, aconseja Courtois.

#5. Tamaño. El tamaño importa. “No tiene que ser mayor que una cucharada de postre. Eso permite que se dore por afuera y se cocine por adentro; si es muy grande puede quedar gomoso”, concluye la cocinera.

#6. Textura. Finalmente, Courtois dice que “la preparación no tiene que ser ni muy chirle ni muy espesa”. He ahí la importancia del punto medio.

Y si te animás a hacerlos en casa, te pasamos esta excelente y sencilla receta:

¿Sos de hacer buñuelos en casa?


Author: Cucinare

Bifes a la criolla, un plato clásico de la cocina argentina

La tradicional preparación argentina aún se prepara en bodegones y...

Sándwiches exóticos: ¿te animarías a comer uno de caracoles?

En la localidad catalana de Lleida se celebra cada año...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *