Matcha, el té japonés superprodigioso

Te contamos por qué es este polvo verde es trending topic en gastronomía.

Si estás en la onda gourmet o de los súperalimentos, es probable que hayas escuchado hablar del matcha. Se trata de té verde en polvo que se emplea en las ceremonias tradicionales del té japonés (Sadō).

Este té, últimamente asimilado prácticamente a un polvo mágico, durante estos últimos tiempos experimentó un aumento en su popularidad gracias a los supuestos beneficios para la salud y a una marcada cuota de esnobismo.

Si bien el matcha nació en China durante la dinastía Tang, el mejor matcha proviene de Japón, particularmente la mitad sur del país. Durante la dinastía Song, el monje zen Eisai, luego de un viaje de estudios, llevó desde China el polvo de té verde y el método para prepararlo. Los productores de té japoneses de la localidad de Uji desarrollaron un método de cultivo que hizo que el matcha fuera más verde y dulce.

Lo que distingue al matcha de otros tés verdes es que los arbustos se cubren durante varios días antes de la cosecha para protegerlos de la luz solar. Esto se hace para aumentar los niveles de clorofila de las plantas, lo que brinda a las hojas un vibrante color verde.

Una vez cosechadas, las hojas se dejan secar al aire y luego se muelen finamente hasta transformarse en un delicado polvo, que luego se puede batir con agua o leche caliente. El laborioso proceso requerido para llevar el matcha al mercado es la razón por la cual esta versión de té verde es mucho más costosa.

Los estudios relacionaron el té verde con una variedad de beneficios para la salud, como ayudar a prevenir enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y cáncer, e incluso alentar la pérdida de peso. Pero el contenido nutricional de un tazón de matcha supera las 30 tazas de té verde común.

Es rico en nutrientes y oligoelementos necesarios para el cuerpo humano. Sus componentes principales son los polifenoles del té, cafeína, aminoácidos libres, clorofila, proteínas, sustancias aromáticas, celulosa, vitamina C, A, B1, B2, B3, B5, B6, E, K, H, oligoelementos, potasio, calcio, magnesio, hierro, sodio, zinc, selenio y flúor.

Pero más allá de esas virtudes, hay un alto contenido de esnobismo en esta moda que ya es tendencia, como muchas de las cosas que están viniendo de Oriente. Además, las latas de matcha suelen ser vistosas, y ni hablar del polvo de un verde eléctrico, que emparda al wasabi en cuanto a tonalidad.

Por otra parte, es uno de los fetiches de los runners, que aseguran que su alto contenido de epigalocatequina-3-galato (EGCG), combate el dolor muscular provocado por el ejercicio intenso y mejora el tiempo de recuperación necesario luego de una maratón. Incluso se sabe que el consumo de EGCG ayuda reforzar el sistema inmune, algo muy apreciado en los tiempos que corren…

¿Alguna vez probaste matcha?


Author: Cucinare

Coronavirus en Buenos Aires: los restaurants que decidieron cerrar sus puertas

Si bien no hay una disposición oficial, varios chefs argentinos...

Los secretos de Pablo Pries, el maestro del caviar

Cucinare entrevistó a este experto en la cata de salmón,...

Comentarios

Your email address will not be published.