Sopas caseras: 10 trucos para mejorar el plato clave para pasar el invierno

Todo lo que tenés que saber para aprender a lograr preparaciones más sabrosas y nutritivas.

Un buen plato de sopa es una comida ideal para el invierno que recién acaba de comenzar. Pero si bien hay una gran variedad de alternativas para prepararlas, siempre es bueno conocer algunos trucos para que te salgan deliciosas.

Te damos algunos tips para mejorar una comida clave para el invierno:

#1. Caldo. Un buen caldo casero es la diferencia entre una buena sopa y una espectacular. Si bien los caldos industriales te permiten ahorrar mucho tiempo, jamás van a tener el sabor de un buen caldo casero. Aprendé a prepararlos vos mismo y guardalos en cubeteras en el freezer para cuando los necesites.

#2. Cremas suaves. Una sopa crema se suaviza cuando se le agrega algún lácteo, ya sea crema, una cucharada de queso crema, leche entera, manteca o yogur sin sabor.

#3. Saltear antes de cocinar. Siempre le va a aportar más sabor si empezás salteando la cebolla o ajo con un poquito de aceite. Y, a continuación, pasar las verduras ya cortadas por ese salteado, para que absorban el sabor del aceite.

#4. Aderezos. Salsa de soja, vinagre, salsa inglesa (Worcestershire), salsa de pescado, tabasco, son algunas opciones que le podés agregar para darle tu toque personal, siempre en cantidades muy limitadas.

#5. Cocción correcta. No cocines las verduras de más, porque van perdiendo sus colores y sabores. Aprendé a saber cuánto tiempo de cocción necesita cada vegetal. La papa y la calabaza tardan menos que la zanahoria y la remolacha, por ejemplo. Así que o empezás cocinando las más duras, o las pasás por la picadora para que se cocinen a la par de las más blandas.

#6. Otros ingredientes. Si se acostumbra agregar arroz o fideos a las sopas, podés probar con arroz o pasta integral, granos de cebada, trigo, quinoa, mijo.

#7. Sal. La sal es fundamental para darle sabor a tus sopas pero tené cuidado de no pasarte, porque la podés arruinar. Mejor es ir probando de a poco y rectificar si hace falta. Si te pasás, la solución es agregar a tu sopa una papa cocida en trozos.

#8. Toppings. Siempre suma más si jugás con los toppings que tengan texturas diferentes a tus sopas. Por ejemplo, crutones de pan tostado, jamón en daditos, semillas, frutos secos, etc.

#9. Horno. Una alternativa a probar puede ser cocinar en el horno previamente algunos ingredientes, ya sea verduras asadas, pollo, o trozos de carne. El sabor se enriquece cuando se cocina también con el horno.

#10. Textura. Si querés que sea menos líquida, le podés agregar una papa o arroz para espesarla, lo mismo que rebanadas de pan tostado. Si, en cambio, la querés más líquida, tené a mano caldo para echarle a tu preparación.


Author: Cucinare

Cucarachas en la cocina: aplastarlas no es la mejor manera de matarlas

Enterate los problemas de salud que puede generar este insecto...

Los alimentos de origen vegetal ya tienen una asociación de productores organizados

El país cuenta con la flamante Asociación de Productores a...

Comentarios

Your email address will not be published.