Cuáles son los primeros alimentos sólidos de un bebé

Desde sus primeras comidas, los más pequeños pueden comer una amplia variedad de alimentos naturales preparados en casa.

Foto: UNICEF/Uruguay/2019/Sequeira.

Llegó el momento: si cumple ciertas condiciones, el bebé de la familia ya está listo para incorporar sólidos en su dieta, como complemento de la leche materna.

¿Cuáles son esos primeros alimentos?

Desde sus primeras comidas, el bebé puede comer una amplia variedad de alimentos naturales preparados en la cocina de su casa.

A medida que crezca irá cambiando la cantidad y la consistencia: por ejemplo, al inicio debe ser pisado, luego más grumoso y alrededor de los 9 meses, más entero.

#1. Frutas y verduras. Cualquier verdura que esté cocida, sin cáscara y sin semillas como zapallo, calabaza, zanahoria, zapallitos, zucchini, acelga, espinaca, remolacha, berenjena, habas frescas, brócoli, coliflor y palta.

Siempre es mejor elegir las frutas que estén disponibles según la estación. Entre ellas, la manzana, pera, durazno, ciruela, melón, sandía, banana, naranja, mandarina sin semillas, frutillas y kiwi.

Las verduras y frutas de diferentes colores, y en lo posible de estación, deben estar presentes en cada comida, ya que son aportes fundamentales para un crecimiento saludable.

Todas son adecuadas, sin importar la edad. Primero, en forma de puré suave luego más grumoso y al poco tiempo en trocitos que el bebé pueda tomar con su propia mano.

Las verduras y frutas son ricas en vitaminas, minerales, sustancias antioxidantes y fibras que producen saciedad, controlan el apetito y ayudan a no aumentar de peso en forma excesiva.

Además, son probióticos que facilitan el crecimiento en el intestino de una microflora que fortalece el sistema inmunitario y protege de las enfermedades.

#2. Legumbres. Pueden ser frescas o congeladas, como lentejas, garbanzos, porotos de manteca, porotos frutilla, porotos negros y arvejas son ricas en hierro.

Se pueden incluir desde los 6 meses, pero al comienzo deberán estar bien pisadas y no ser envasadas.

Las lentejas peladas son una buena opción para el inicio y, luego del octavo o el noveno mes, ya pueden ser ofrecidas enteras, bien cocidas.

#3. Huevo. Es un alimento muy nutritivo ya que su yema es muy rica en hierro.

Desde los 6 meses se puede incluir en la dieta del bebé, primero rallado y luego picado.

#4. Carnes. Representan la mejor fuente de hierro, un nutriente fundamental para el desarrollo del bebé.

El hierro está en todas las carnes, especialmente las rojas, los menudos de vaca y aves, como hígado, riñón y corazón.

También en la carne de cerdo, cordero, pollo o pescado. Cualquier corte de carne es apropiado, incluso los más baratos.

Es importante quitarle la grasa y, en el caso del pollo, la piel.

¿Cómo cocinarla? A la plancha, hervida, al horno o a la parrilla.

Una vez cocida, desmenuzarla con un tenedor o rallada, pero nunca licuada o procesada, ya que luego le costará aceptar otras texturas.

A medida que crezca, ya se puede ofrecer en pedacitos más grandes.

Si querés más información, visitá el sitio de Sabores de la infancia de UNICEF.


Author: Cucinare

Comentarios

Your email address will not be published.