El Imparcial, el restaurant más antiguo de Buenos Aires

Te contamos todo sobre “el abuelo” de la restauración porteña que aún sigue vigente.

Si bien Buenos Aires es comparativamente una ciudad joven, tiene historia para contar. Ciertamente no existen restaurantes con la antigüedad y prestigio de La Tour d’Argent en París o Sobrino de Botín en Madrid, pero la ciudad cuenta con un exponente que hace poco cumplió 158 años de existencia. Se trata de El Imparcial, ubicado en la calle Salta, a pocos metros de la Avenida de Mayo.

El Imparcial se fundó el 18 de octubre de 1860 gracias a la visión de un inmigrante oriundo de Galicia llamado Manuel García. En sus comienzos adquirió un terreno en la calle Victoria (actualmente Hipólito Yrigoyen), donde servía café, té, candeal, horchata, jugo de naranja, vinos y licores, además de algunos platos ibéricos y guarniciones de ocasión.

Cuenta Jorge Dutra, uno de los socios del restaurant que “al principio el plato estrella era puchero que se acompañaba con vino Carlón, proveniente de Castellón de la Plana”. Es lógico que esa costumbre perdurara, ya que durante la época de la Colonia el vino Carlón era moneda corriente en todas las tabernas criollas; la Corona no permitía plantar vides en América por lo que había que importar el vino de España.

Otro dato anecdótico es que el nombre “El Imparcial” le viene por estar ubicado en el medio de dos cafés muy politizados, y como Don García quería tener una postura equidistante entre esos extremos políticos (en su establecimiento estaba prohibido hablar de religión o política), fue que decidió llamarlo así. Por sus mesas desfilaban desde albañiles que trabajaban en la zona hasta lo más granado de la cultura que frecuentaba La Manzana de las Luces.

La creciente urbanización de la zona obligó a desplazar al negocio de su ubicación original al número 1009 de la misma calle, esquina del Buen Orden (actual Bernardo de Irigoyen). Era un barrio prolífico en negocios de platería y locales de venta de herramientas rurales, por lo que la carta se vio obligada a acriollarse debido a la nueva clientela. Sin embargo, no fue esta la ubicación final de El Imparcial, ya que en 1933 una nueva ola de reformas edilicias lo obligó a mudarse una vez más, pero esta vez al 97 de la calle Salta, su actual dirección.

Actualmente El Imparcial tiene el estilo de un auténtico mesón. Ciertamente se respira un aire castizo, donde flota cierta nostalgia y, a pesar del paso del tiempo y de las modas, conserva su fiel clientela. Incluso hay 4 generaciones de familias que se dan cita entre sus paredes para probar las especialidades de la casa. No faltan los buenos pescados y mariscos, jamones, caracoles, ranas, paellas, natillas, arroz con leche servido en copas y demás platos de origen español, siempre servidos en porciones generosas por experimentados mozos que ya peinan canas.

Por sus mesas transitaron personalidades de la cultura, las artes, las letras, el deporte, el espectáculo y la política nacional e internacional, desde Borges hasta Alfonsín pasando por Mirtha Legrand, Antonio Gades, Rafaela Carrá, Sandro, Illia, Irineo Leguisamo, hasta el Chaqueño Palavecino, entre otras figuras de renombre.

¿Conocés El Imparcial?


Author: cucinare

¡Talleres de cocina! Aprendé a cocinar gratis este verano

Agendate estos 3 talleres que organiza la Ciudad de Buenos...

La verdad sobre el caviar

¿Cómo lograron ponerse de moda las huevas de esturión? El...

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *