Propinas: breve historia de una práctica que provoca debates

Enterate cuál es el origen de una costumbre que genera siempre polémica.

La propina es uno de los misterios más grandes del mundo gastronómico.

Diversos estudios de economistas, sociólogos y psicólogos no logran ponerse de acuerdo sobre el motivo que lleva a los clientes a darla.

Algunos concluyen que la propina funciona para valorar el trabajo de los mozos: como premio o castigo.

Y otros como una muestra de estatus frente a los demás: damos propina para mostrarnos poderosos desde el punto de vista económico.

De todos modos, en los Estados Unidos, este debate quedó zanjado hace rato, ya que allí el tip es obligatorio, y representa entre un 18% y un 22% de la cuenta.

Pero lo curioso es que esta práctica no es originaria de ese país, sino que fue “importada” del Reino Unido.

Fue recién a fines del siglo XIX que los estadounidenses copiaron esta práctica, que ya era común en Europa, no solo entre los británicos.

Como suele suceder en estos casos, fue la clase más pudiente la que puso de moda el dar propina, como símbolo de estatus, y luego, con el tiempo, la práctica se hizo masiva.

Sin embargo, hubo otro factor que hizo popular la propina en los Estados Unidos, aunque menos edificante.

Los restaurants y hoteles querían mano de obra negra gratuita, así que adoptaron esta cultura de Europa y transformaron las propinas de incentivo extraordinario a salario», explicó a la BBC Saru Jarayaman, activista proderechos laborales y presidenta de la organización One Fair Wage (Un salario justo).

«Así que dijeron a los negros: te vamos a contratar, no te vamos a pagar, pero puedes recibir propinas«, sintetizó con crudeza Jarayaman.

Finalmente, la propina se convirtió en obligatoria por motivos que se derivan de este resabio esclavista: es un recurso que los empresarios gastronómicos usan para poder pagar sueldos más bajos que en otros sectores de la economía estadounidense.


Author: Cucinare

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.